Por: Aldo Rodríguez Camacho

Cosamaloapan, Ver.- Tanto Antonio Tarek Abdala Saad, diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), como Gregorio Murillo Uscanga, diputado local por el Partido Acción Nacional, ambos por el distrito XVII y XXIII respectivamente de Cosamaloapan, fallaron a los ciudadanos de la región, al olvidarse de las necesidades de la cuenca, que está sumergida en la pobreza, olvido del campo y la falta de empleos.

Ambos diputados del PRI y PAN, fallaron a la confianza ciudadana, al mentir y no responder a las demandas de generar condiciones de empleo, dejando en el completo abandono a los productores del campo, quienes nunca recibieron el apoyo para reactivar sus tierras, en una zona cañera, maicera, arrocera y ganadera.

Tarek Abdala al triunfar se perdió del municipio de Cosamaloapan, cerrando hace un año su Casa de Enlace Legislativo en Tres Valles, al estar envuelto en los escándalos de corrupción, por haber sido tesorero del ex gobernador Javier Duarte, hoy preso en la ciudad de México.

El panista Gregorio Murillo, también falló a los electores de la cuenca, al no responder a las expectativas de una región que requiere la visión de un líder desde la tribuna del Congreso Veracruzano, para plantear el rescate económico de nuestra zona.

Al mentir a los obreros y cañeros, al prometer que al ganar, haría zafrar al ingenio San Gabriel, Goyo Murillo, es parte ya parte de la historia, de quienes han engañado a una sociedad cosamaloapeña, agraviada por los políticos del PRI y ahora del PAN.

Tanto Tarek como Goyo, pidiendo el voto, engañaron continuamente a los obreros del San Gabriel, única empresa en la ciudad de Cosamaloapan, que hoy es inoperante, ante la ineficacia de ambos diputados.

Es urgente que en la renovación de la Cámara de Diputados y del Congreso de Veracruz, quienes logren ganar al relevar en el cargo tanto a Tarek Abdala como a Goyo Murillo, cumplan a la sociedad y no lucren con la necesidad de los votantes.

Total7577455