Pese a que el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte aceptó culpabilidad en los delitos que le imputan de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita, eso no le impide apelar la sentencia, lo cual ya fue concretado por su defensa, señala el abogado Arturo Nicolás Baltazar.

Dijo que la apelación podría sacar de la cárcel al ex gobernador en un menor tiempo que la sentencia de 9 años al que lo condenaron.

“Si el tribunal de alza considera que tiene la razón el imputado con el recurso de apelación, lo que resuelven normalmente es que efectivamente la pena aplicada es excesiva y el mismo tribunal de alzada establece cuál es la pena que tuvo que debió haber impuesto el juez sin necesidad de remedar el expediente para que el juez nuevamente dicte alguna sentencia”.

Explicó que el efecto con una apelación es diferente a un amparo. Cuando interpones amparo, en muchas ocasiones te conceden el amparo para efectos y para efectos de no invadir la jurisdicción, pero en este caso como estamos hablando de tribunales del orden común, el mismo tribunal, al momento de resolver, bajar la penalidad”.

Dijo que si a Duarte lo sentenciaron a 9 años de prisión y si le conceden la apelación, le podrían reducir la pena unos 4 años, quedado en cinco años de cárcel, pero con los beneficios que esto contempla la ley, es decir, podría llegarse a conmutar y Javier Duarte podría quedar en libertad de inmediato.

Dependiendo de la carga de trabajo del tribunal es el tiempo en el que resuelve la apelación, regularmente lo hacen en un periodo de tres meses, señaló Arturo Nicolás Baltazar.

El abogado apuntó que si le niegan la apelación a Duarte, todavía puede optar por el recurso de amparo.

Cuestionado por la indignación que ha causado la pena de 9 años de cárcel comparado con los delitos que le imputan y todavía la pretende reducir, el abogado dijo que todo tiene que ver con las deficiencias en la carpeta de investigación que integró la PGR, lo cual la misma dependencia ya admitió; y si hubieran seguido el caso de manera normal, hubieran perdido el caso, por eso optaron por el proceso abreviado, lo que favoreció a Duarte con una pena de 9 años de prisión y un pago de 58 mil pesos.

 “El principal problema que tenemos en nuestro país es la debilidad de nuestra instituciones, de las fiscalías, de las policías, de los poderes judiciales y en este caso los agentes del ministerio común y federal tiene una gran carga de trabajo con los que cuentan son mínimo”, recalcó.

Total8097177