Por: Javier López Ortega

Evaluación o polarización

Reformas constitucionales.

Vaya que el Presidente Andres Manuel es de los políticos de cepa que sabe cómo enfrentar cualquier situación, pues sus conferencias mañaneras es una manera contundente de tener de cerca a los que pudieran ser sus opositores: los medios de comunicación. En algún libro de su autoría leí que la estrategia de informar diario a la prensa también lo utilizó como Jefe de Gobierno de la gran Ciudad y ahí mismo comentaba que una de las estrategias era sacar algún tema polémico para salvarse de algún señalamiento que lo comprometiera.

Hoy a 100 días de su gestión como Ejecutivo salió triunfante con su discurso en Palacio Nacional, presumió 68 de 100 compromisos cumplidos. Asimismo no le pudo la crítica de sus poquitos opositores, entre esos los expresidentes Fox y Calderón; quienes cada que pueden despotrican contra el poderoso Presidente. AMLO es un político astuto, como lo dije en un principio; sabe manejar la situación, enfrentarlas y resolverlas. Lo hizo con el tema del huachicol, con la polarización que se dio de las estancias infantiles, el tema de los refugios para mujeres, las consultas de NAIM y Tren Maya, hasta los abucheos de los Gobiernos Estatales resolvió.

En mi opinión es muy prematuro evaluar en 100 días un Gobierno, puesto que ni el Plan de Desarrollo se conoce bien. Prácticamente son únicamente dos meses de gestión, puesto que diciembre fue para terminar el año fiscal, checar presupuestos y medio componer el chiquero. Obviamente que a la opinión pública vale mucho saber cómo están las cosas, y posiblemente es una estrategia para calmar a la aminorada oposición.

La marcha anti-AMLO tuvo muy poca convocatoria y la oposición debería estar preocupado por replantear su estrategia, y no solo hacer encuestas en Twitter y mostrar resultados pocos creíbles. Los errores del pasado parece pesar mucho y tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores pareciese haber llegado el tiempo de parlamentar de acuerdo a convicciones y no por líneas.

Tres grandes reformas han sacado adelante para que el nuevo Gobierno tenga estabilidad y paz social. En contra de la corrupción se aprobó la iniciativa de Extinción Dominio, en cuanto a seguridad hicieron modificaciones a la Prision Preventiva Oficiosa y la tan cacaraqueada Guardia Nacional. Hoy lo presumió el Presidente y mencionó también mandar la Reforma Educativa que suprimiría la de Peña Nieto. Pareciera muy poco, pero en realidad en 100 días si hay de donde rascarle, para mal o bien como lo tomen.

También la reconstrucción del país no será muy fácil, puesto que fueron muchos las promesas de campaña que AMLO prometió. Pese a que anunció muchos programas sociales que ya están en marcha, los verdaderos objetivos no se podrían evaluar hasta el final del sexenio. Incluso después, como el hacerle justicia al sur-sureste, abandonado por décadas en el neoliberalismo. Faltan muchas reformas para alcanzar tantos objetivos. Todavía hay mucho por analizar y evaluar. No hay que emocionarse tan temprano! Tiempo al tiempo!

Total8590391