Muchos años pasaron para que la pastilla anticonceptiva para hombres pasara las pruebas de seguridad y tolerabilidad con hombres sanos, así lo probó un estudio hecho por Los Angeles Biomedical Research Institute (LA BioMed) y la Universidad de Washington.

La píldora anticonceptiva masculina, conocida clínicamente como 11-beta-MNTDC, es una testosterona que combina sustancias andrógenas y de progesterona.

En el estudio participaron 40 hombres sanos de 18 a 50 años a quienes se les administraron dosis de 200 a 400 miligramos.

Diez participantes recibieron al azar una pastilla de placebo. Los otros 30 hombres tomaron 11-beta-MNTDC en una de dos dosis: 14 hombres recibieron 200 miligramos y 16 recibieron la dosis de 400 miligramos. Todos ellos tomaron el fármaco una vez al día por 28 días.

Los que recibieron 11-beta-MNTDC, disminuyeron notablemente su nivel promedio de testosterona (se redujo a un nivel de una persona estéril) debido a la deficiencia de andrógenos y, aun así, los participantes no experimentaron ningún efecto secundario grave, solo un leve dolor de cabeza, fatiga y acné.

Los efectos de la píldora fueron reversibles tras suspender el tratamiento.

Christina Wang, investigadora principal, señaló que la investigación duró 28 días, por lo que realizarán estudios más largos para constatar la supresión óptima del esperma, es por esta razón que la pastilla anticonceptiva para hombres aun no esté a la venta.

“La anticoncepción masculina hormonal segura y reversible debería estar disponible en aproximadamente 10 años”, asegura Wang.

Total8804383