Un estudio reveló que mirar el mar activa el estado de felicidad en el cerebro, debido a que el sonido que emite el mar reduce nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés y transmite calma.

Este beneficio de estar cerca del mar fue descubierto por un equipo de científicos de la Universidad de California que analizó la relación entre el contacto con la playa y la salud en un proyecto llamado BlueHealth o Salud azul, encabezado por neurocientífico Michael Merzenich.

En el estudio, los investigadores refieren que descubrieron que los sonidos del mar estimulan un área del cerebro llamada corteza prefrontal, la zona responsable de nuestras emociones y de la reflexión personal, y se dieron cuenta de que el mar amplía en nuestros cerebros la capacidad de autoconocernos y de sentir bienestar emocional.

En tanto que otra investigación afirma que estar cerca del océano es sanador, por lo que concluyó que cuando se está cerca de la playa, el cuerpo absorbe los iones negativos que despiden las ondas del océano e impulsan cambios en nuestras moléculas, y que así incitan al organismo a absorber más oxígeno y a regular nuestros niveles de serotonina, una sustancia que controla la ansiedad, lo que resulta en una sensación de paz similar a la que transmite hacer yoga.

El neurocientífico Michael Merzenich explicó que el estar cerca del mar es como estar en lugares libres de amenazas como animales salvajes en la selva o delincuentes en una gran ciudad, y la superficie del mar que se pierde en el horizonte de manera plana y constante le transmite a nuestro cerebro esa sensación de estabilidad y seguridad.

Fuente: 24 Horas/doh/Foto: archivo

Total9254287