Leyenda o milagro.

Política y religión.

En México cada año crece más la veneración por la Virgen de Guadalupe, un fervor para millones de católicos, siendo un símbolo de respeto y mucha cohesión social. Incluso se ha llegado a creer qué hay más guadalupanos que católicos. Es decir creen más en la virgencita del Tepeyac que en la misma iglesia, o solo van a la celebración de ella y no a otras, y se podría llamar ser sólo guadalupanos. En la mayoría de las comunidades hay procesiones que empiezan desde el día primero y acaba la gran celebración y fiesta los doce de diciembre. Realmente la Virgen de Guadalupe es la Reyna de Mexico y Emperatriz de America.

Según la expertos la veneración ha ido en aumento desde el periodo virreinal, cuando nuestro territorio aún no era definido como México, pero sobre todo a partir de los siglos XIX y XX. Incluso, hay cultos locales que se han eclipsado por el de la guadalupana, siendo esta adoración, muy arraigada en la cultura mexicana. El culto se construyó con el tiempo y la idea de que se trató de una aparición y de que la imagen es de origen divino, surgió hasta el siglo XVII.

Para muchos estudiosos y críticos de las religiones, es un misterio todavía la aparición de la morenita del Tepeyac, incluso muchos lo consideran hasta una fábula el hecho de que Juan Diego fuera al cerro y una deidad le hablara muchas veces. Existen muchas versiones de que realmente haya existido tal aparición, incluso la Iglesia no ha podido refutar con documentos tales hechos. Pero mientras eso siga siendo leyenda o misterio sin resolver, las familias cada vez más inculcan a sus hijos el fervor guadalupano.

La historia del hombre a nivel mundial también se conoce por su forma de que siempre necesita en algo superior para creer. Los aztecas veneraban y realizaban cultos a sus dioses; así como la vieja Europa tenia a los suyos, nomás que del Olimpo. Posiblemente los españoles al llegar a la gran Tenochtitlán vieron lo difícil y necio que eran los habitantes y le tenían que llegar por lo más débil, su fe en algo. Y el origen de la Morena del Tepeyac pueda ser más por conveniencia que por milagro.

Como lo reza el refrán: hablar de política y religión es cuento de nunca acabar. En Mexico hemos vivido momentos históricos en las fechas guadalupanas en la política, pues no es de esconderse que los señores políticos han aprovechado el momento en que muchos están con la veneración para aprobar mas gasolinazos, leyes que no conviene que la sociedad sepa, nomás recordemos el famoso Fobaproa y otros eventos de índole político-económico. Mientras millones de mexicanos reafirman su fe, otros aprovechan para hacer sus pillerías.

También no es de esconderse que la Virgen ha sido blanco de las campañas políticas. Muchos suspirantes salen en cabalgatas cargando su estandarte para ganarse unos votos más, abusando de la creencia y fe de los ciudadanos mexicanos. Así que mientras exista la virgencita y la política sea sucia, habrá mucho de donde aprovechar; al igual que mientras siga una creencia tan arraigada que las religiones instituyen, seguiremos creyendo en una leyenda o un verdadero misterio. Tiempo al tiempo!

Total8244914