Jóvenes que fueron abusados sexualmente, normalmente no están enterados de ser portadores del VIH/SIDA...

ARMANDO CARRILLO ROMERO, TRES VALLES.- De acuerdo a estudios realizados, cinco de cada 100 estudiantes del nivel básico en la Cuenca del Papaloapan muestran inquietud por hacerse la prueba del VIH/SIDA por estar dentro de los grupos de riesgo, tras sufrir un abuso sexual.

En la consejería realizada en escuelas se propone a jóvenes con vida sexual activa hacerse la prueba, pero surge la inquietud en otros por haber sido abusados sexualmente, aseguró Rudolf Geers, dirigente de la organización altruista.

En los testimonios escritos apuntan “no tener relaciones sexuales, pero su vida sexual inició por una violación entre los 8 y los 12 años, casi siempre por una persona cercana; es decir, un familiar, un amigo de la familia o compañero”, de la misma manera explicó que hay personas que están infectadas desde hace más de 10 o 20 años y no lo saben.

Uno de los focos rojos, dijo Geers, es que no se utiliza preservativo durante la consumación del delito, además que predomina el silencio de las autoridades sobre la realidad del VIH en sitios como es en la Cuenca del Papaloapan, donde la infección fluye como agua en todos los sectores sociales, sin importar edad o género.

Rudolf Geers, quien lleva a cabo una campaña permanente de pruebas de VIH SIDA en diversos estados y en comunidades rurales de la región de la Cuenca del Papaloapan, manifiesta que el fenómeno de la violación es una constante en la zona. “Sólo que ahora se habla de ello y es normal que una menor te diga que está embarazada de su papá, abuelo o hermano”, aseveró.

Añadió que dentro de las violaciones se tiene el registro de una menor que se infectó con el Virus del Papiloma Humano (VPH), situación que incrementa el temor entre la población estudiantil.

Total7569149